Maratea

Llegando a Maratea se pueden comprender plenamente las razones del origen de su nombre “Thea Maris”, “Diosa del Mar”.
Se trata de una localidad suspendida entre un mar cristalino y una dura montaña que ofrece una gama sorprendente de atractivo a los visitantes. Se pueden observar espléndidos lugares ricos de flora y fauna además vestigios y objetos arqueológicos, playas acogedoras , arena y cuevas en parte sumergidas,Un borgo rico de historia y presente al panorama, y finalmente una dorsal montañosa que ofrece interesantes recorridos e sobre las trazas de antiguos senderos utilizados por los habitantes en el pasado. Por visitar el santuario de San Biagio, sobre la ciudad, en la cima del Monte del mismo nombre, sobre el cual existe la estatua del Cristo, alta 22 metros, que abraza simbólicamente toda la bahía.