Mirador y Castilo Tramontano

Al salir de la Catedral se disfruta de un panorama espectacular: a los pies serpentea el valle donde se encuentra el Sasso Barisano y, justo en frente, está Piazza Vittorio Veneto con su balcón panorámico enmarcado por tres arcos. Más arriba destacan las torres del Castillo Tramontano, que se yergue en la colina “De Montigny” colocación especular con respecto a la Catedral para oponer al dominio espiritual de la Iglesia el dominio laico del conde. El castillo jamás se acabó de construir porque al conde Giancarlo Tramontano que había encargado su construcción, (en 1497 le había comprado al Rey Ferrante I el condado de Matera) le mató, el 28 de diciembre de 1514, la población de Matera rebelándose a las vejaciones sufridas. Esto ocurrió justo en la calle a nuestras espaldas, detrás del Duomo que desde entonces se llama “via Riscatto” (Rescate)