Convento de la Annunziata

El imponente edificio que delimita Piazza Vittorio Veneto en el lado oeste es el antiguo “Convento dell’Annunziata”, que se acabó de construir en 1748 como nueva sede de las monjas de clausura Dominicas. Se elevó por fuera de la “Porta Maggiore” que se llamaba también “della Bruna”, que se derribó en 1820, en el barrio “Fontana della Torre” donde las monjas tenían una huerta. El proyecto original, diseñado en 1734 por Vito Valentino di Bitonto, lo llevó a cabo Mauro Manieri di Nardó, arquitecto con muchas obras barrocas en Lecce.
La fachada del edificio consta de dos órdenes, separados por listeles, la serie superior de arcadas deja ver el cielo y esconde un roof garden con cafetería de donde se disfruta de un panorama impresionante que se extiende de la plaza y los hipogeos, hasta los “sassi” y a las espaldas, hasta el infinito, la meseta de la Murgia.
El gran arco central oculta una iglesia, jamás consagrada, que proyectó en 1844 el ingeniero De Giorgi en estilo neoclásico y que primero se usó como sala de reuniones y actualmente como cine y donde aún se pueden ver las impresionantes columnas de piedra blanca.
El edificio se usó como convento hasta 1809, año en que se abolieron las órdenes religiosas, luego fue sede del Tribunal, de la Oficina de Impuestos Indirectos, más tarde escuela primaria y EGB, por último se adaptó y actualmente es la Biblioteca provincial dedicada a Tommaso Stigliani, poeta de Matera del siglo XVII. En ella se guardan 250.000 volúmenes: valiosos manuscritos, incunables, pergaminos, impresos del siglo XVI y además hay una Mediateca equipada con tecnologías de vanguardia.