Iglesia rupestre de la Madonna delle Virtù

Exterior

La iglesia de la Madonna delle Virtù es parte de un extenso complejo monasterial que se remonta al año 1000 y que presenta una peculiaridad: si bien es una basílica sin lugar a dudas, con todos los espacios arquitectónicos bien definidos, está excavada por completo en la arenisca calcárea. Planta de basilica con tres naves separadas por grandes pilares que sostienen arcos aquillados en los que se ha esculpido en relieve una tribuna con hasta dos órdenes de arquería superpuestos y columnillas salomónicas.
Los ábsides de las naves son semicirculares mientras que la bóveda allí forma una verdadera cúpula con una cruz griega en relieve.
Actualmente la entrada está en una nave lateral puesto que la planta original de la iglesia se modificó al construir la calle de enlace de los Sassi en 1934. Quedó nada más que la mitad de la nave izquierda y se eliminó el paso a la cripta superpuesta de San Nicola dei Greci.

Interior

Los frescos de esta iglesia estan muy mal conservados, sin embargo podemos aún divisar en el abside central una cucrifixión  del siglo XVIII (Crucifixión con la Virgen y San Juan), probablemente en su orígen de buena factura considerando el drapeado de las vestiduras y la composición equilibrada, mientras que en la primera parte de la nave a la derecha hay otra Crucifixión de los siglos XIV-XV de aspecto gótico tardío.
En la mitad de la nave derecha hay una entrada a un vano cuadrangular rústico que se utilizó como cantera de toba en donde se nota perfectamente la técnica antigua de excavación en la arenisca calcárea.
En la iglesia se prestó asilo a las monjas penitentes de San Maria de Accon que trajo a Matera en 1198 el arzobispo Andrés, probablemente para reanimar la fe de los ciudadanos; en la segunda mitad del siglo XIII las monjas se mudaron al monasterio de Santa María en la zona de “Foggiali”, el actual San Juan Bautista, pero guardaron el complejo monasterial como hospedaje para los peregrinos.
En 1674 se abrió al culto de la población y se modificó el interior: se quitaron dos de los seis pilares originales y se abrió la entrada actual.
Actualmente esta iglesia, junto con el complejo superpuesto de San Nicola dei Greci es un prestigioso centro de exposiciones en el que durante el verano se organizan importantes muestras de arte contemporanea.