Escalinata al Convicinio

Subiendo por las escalinatas que conducen al Convicinio, observense las antiguas bodegas que surgieron entre los siglos XVII y XVIII. Bodegas en las que aun se guardan las características estructuras para la vinificación y conservación del vino en las entrañas de la cueva. En el barrio desde las primeras décadas del siglo XX surgieron también curtidurías para las pieles que junto con las bodegas plasmaron este barrio artesanal especial. En estos laboratorios ya no se trabaja más desde hace muchos años pero queda el testimonio de sus típicas estructuras rupestres. Este barrio, por su situación especial, en el que casi no se podía vivir por sus condiciones higiénicas y sanitarias, fue evacuado en 1952 merced a la Ley de Saneamiento de los Sassi. Quedaron tan sólo los vecinos de la estrecha franja de viviendas “fuori terra” (no subterráneas) a lo largo de la calle transitable via Casalnuovo.