La Ciudad

Matera cuenta con 55.000 habitantes, está a 401 m. sobre el nivel del mar y dista solo 45 kilometosi de la costa. Apreciada y visitada por losi Sassi, ofrece además otras perlas de belleza y cultura.
Se aconseja visitar el Duomo del siglo XIII, en estilo romanico pugliese, se erige imponente sobre la ciudad, primer asentamiento humano de la ciudad, remontandose al periodo medieval caracterizado por muros y fortificaciones. La catedral, internamente restructurada en el periodo barroco, alberga interesantes obras pictoricas de artistas locales, entre los cuales el  pesebre en piedra de Altobello Persio del siglo XVI y el coro ligneo del ‘400 de Giovanni Tantino de Ariano Irpino. Muy interesantes también las iglesias romanicas en el centro  histórico, San Giovanni Battista y San Domenico.
A través de la larga calle del 600 “Piano” se pueden admirar esas construcciones civiles y religiosas del periodo barroco entre las cuales las iglesias de San Francesco d’Assisi, del Purgatorio y de Santa Chiara, hasta llegar al Palazzo Lanfranchi, adyacente a la iglesia de la Madonna del Carmine actualmente sede de importantes muestras de arte. Surgió como seminario a la fin del 1600, y ya Liceo gimnasio, donde enseñó durante algunos años Giovanni Pascoli, Palazzo Lanfranchi estuvo recientemente restructurado y alberga el Museo de arte medieval y moderna de Basilicata. Presentes, en este esplendido marco, una amplia colección de pinturas de Carlo Levi, numerosas obras de escuela napolitana del ‘600 y ‘700 , varias obras pictoricas provenientes de diversos centros de la provincia, restauradas por obra de la Superintendencia, tambien muestras pictoricas de alto prestigio.
Importante para reconstruir los origines de la ciudad es una visita al Museo Nazionale “Domenico Ridola” instituido en el 1911 y dedicado a uno de los hombres mas importantes de la ciudad. El medico y senador Ridola, apasionado por las antiguedades, inició a fines del ’800 varias campañas de excavo que lo llevaron a descubrir algunos de los insediamentos del Paleolitico y del Neolitico mas importantes de la zona y a construir una interesantisima coleccion de objetos arqueológicos, enrequecida y renovada por los técnicos del Museo.
De notable interés también es la colección de objetos relacionados con los insediamentos de la Magna Grecia, que han florecido en las costas Jonicas.
Entre las construcciones que resaltan: las de las calles del centro, ademas de otros tantos palacios nobiliarios como el palacio Firrao-Giudicepietro de fines del ‘400 o el Palacio del Sedile del 1799, hoy sede del Conservatorio de musica, esta el Castillo Tramontano, erecto en el siglo XVI,  fuera de la ciudad , por voluntad del Conde Giancarlo Tramontano. Se presenta  con la parte central y torres laterales pero a causa de la muerte prematura del conde - asesinado - queda incompleto.
 
   

Torna Sopra